23 de noviembre de 2017

Mi robot #7,000: el final feliz de una extraña obsesión

Hace 9 años, tenía pocos meses de haber iniciado como coleccionista "oficial". Durante aquel mes, gracias a mi figura #300, aprendí una tempranera lección coleccionista: no hay griales, sólo metas posibles. Mi lista de figuras por conseguir era un .txt con líneas y líneas de Combiners, figuras G1, juguetes de mi infancia y cientos de robots que estaban en la mira de un inocente muchachito que apenas iniciaba con el vicio del plástico transformable. Y todas ellas, según yo, caerían eventualmente. Hace 9 años por estas fechas, un Optimus Prime edición especial —que en esos momentos no estaba en esa lista— fue lanzado a la venta. Sin que su servidor lo supiera, se convertiría en una de las figuras que también me darían una importante lección muchos años más adelante, al convertirse en una de las que más tiempo han ocupado los primeros lugares de ese archivo .txt, transformándose en una rara y sufrida obsesión.

Meses después del #300, había postergado la adquisición de un Prime G1, como el primero que tuve cuando era niño, el cual ocuparía la posición de honor #400. El final de esa historia muchos asiduos de este espacio ya lo conocen, pero como comenté en aquella ocasión, ejecuté una búsqueda en la que aparecieron varias ediciones del líder Autobot. Una de ellas, una peculiarmente llamativa, tenía algunos meses de haber salido a la venta. Una edición limitada rara, muy pero muy rara, llamó mi atención desde aquellos meses entre 2008 y 2009. Nunca fue una opción real para ocupar la posición #400, pero fue justo en ese momento cuando entró en mi radar y en mi lista de futuras adquisiciones.

El Optimus Prime Convoy Exile Perfect Year 2008 era una edición especial del molde Music Label con dock sonoro para iPod, lanzado por la tienda japonesa LDH, con el propósito de celebrar la salida al mercado de una recopilación llamada Exile Perfect Year 2008 Ultimate Best Box, la cual incluía los álbumes más exitosos de la popular banda de J-Pop, Exile. Sí, Optimus Prime en 2008 se había convertido en un descarado artículo promocional para una banda pop de chavitos nipones. Sobra decir que la recepción de la figura por parte de la comunidad TF coleccionista fue un casi unánime 'WTF?!?!'.

Aunado a la rareza inherente vinculada al origen de la figura, estaba el asunto de la rareza potencial como coleccionable; el Convoy Exile sólo sería comercializado por la mencionada tienda japonesa y en cantidades muy limitadas. Su costo desde un inicio fue alto, superando los 330 dólares, y este no dejó de subir una vez que alcanzó el mercado secundario. Todos los ingredientes para convertirla en una pesadilla para el coleccionista dedicado de Primes.

¿Y qué tan limitada fue la edición de esta figura? Recuerdo que en la época cuando salió, existió (y hasta la fecha continúa) información contradictoria acerca de la cantidad exacta. Al provenir de un sitio japonés, es posible que haya existido alguna confusión en cuanto a la traducción y números, no lo sé con certeza. Varias fuentes informaron que sólo se venderían 1,000 unidades del Exile de manera exclusiva en la tienda LDH, mientras que sitios norteamericanos como AllSpark, TFW2K5, TFSource y BBTS mencionaron en algún momento que sólo estarían disponibles 100 a nivel mundial. Incluso recuerdo un post en algún foro TF gringo que discutía, además de la paleta de colores que muchos consideraban terrible, el número real de ejemplares editados. Uno de los comentarios hacía referencia que en BBTS tendrían sólo 10 piezas disponibles para preorden. Entonces, si había 1,000 disponibles, 10 parecían un número muy pequeño para una de las tiendas más importantes en Norteamérica, aunque el precio superara los 300 verdes. Hasta el momento, la cantidad real continúa siendo motivo de discusión.

Desde 2009, ha aparecido con relativa frecuencia en eBay y Yahoo Auctions, a veces en subasta, muchas veces en compra directa, pero siempre con precios ascendentes que superan su costo original. Participé, entre 2009 y 2014 en 5 subastas y no gané ninguna de ellas, pues la puja final siempre superó lo que yo podía (y quería) pagar en esos momentos. ¿Veces que la vi en venta directa? Unas 5 o 6 veces, pero igual, siempre superando la barrera de los 500 billetotes, más envío e impuestos, por supuesto.

¿Y por qué los intentos por conseguirlo llegaron hasta 2014? Bueno, en abril de ese año fue la vez que más cerca estuve de por fin tener al Exile en mis manos. Cuando sabía que iba a viajar al Press Day de Transformers Age of Extinction, anticipé una compra por eBay, aprovechando que estaría unos días en Los Ángeles. La compra: el Exile. Sería un envío express que saldría el día que yo llegué, para ser entregado justo el día en el que yo saldría, unas horas antes de dejar el hotel. Era una ventana de tiempo corta, pero la meta lo ameritaba; una perfecta oportunidad para tener la figura ahorrándome el envío hasta México y sin correr el riesgo de una pérdida o de pagar impuestos adicionales que aumentaran innecesariamente el costo final.

Con todo y que esperé lo más que pude (incluso con riesgo de llegar tarde a mi vuelo de vuelta), el paquete no llegó al hotel. De hecho, a pesar de que se pagó el envío turbo ultra express de USPS, el paquete no cumplió la garantía de entrega antes de mediodía y llegó... al día siguiente de que me fui. La instrucción era clara para el staff del hotel, devolverlo al remitente para que éste pudiese cobrar la garantía por el envío retrasado y cancelar el trato en eBay, todo de manera cordial. Sí, el hotel pudo enviarme el paquete, pero además de pagar por un segundo envío, el staff lo hubiese hecho con un courier que hubiera cobrado hasta el 30% de impuestos obligatorios... por una figura de 500 dólares. Eso fue lo que había pagado por ella, más 40 dólares del envío desde Sacramento hasta Los Ángeles. Así de cerca estuvo y así de fuerte había sido el pago por ella.

Sin quererlo, esa figura se había convertido en mi Eleanor. Tanto intento fallido y mala suerte al intentar conseguirla terminó frustrándome y alejándome de ella. Después de aquella vez en abril de 2014, la vi aparecer un par de veces en eBay, pero como siempre, el precio la volvía un problema logístico/monetario. Entonces, así pasaron tres años y unos cuantos meses, cuando a inicios de septiembre, uno de mis dealers me mandó una lista con descubrimientos en tiendas de Osaka que podrían interesarme. Ese listado incluía ofertas típicas en Masterpieces, una que otra figura thirdie que había buscado y la clásica curiosidad del mes, pero nada fuera de lo ordinario. El final del correo, sin embargo, era diferente: "...y si estás interesado, hay algunos Convoys un poco raros en la tienda de un amigo, algunos Clear, un Music Label, Diaclones y otros más. Avísame y te mando fotos". Music Label, ¿raro? Mmmhmm...

Un mail después y la foto esperada volvió. Era el Exile. El raro y hermoso Exile. Nuevo y cerrado (como se puede ver en la cuarta y quinta imagen), con el pequeño detalle que lo colocaba lejos del cielo del coleccionista quisquilloso, pero lo aterrizaba en el plano de los mortales como yo: la caja estaba algo abollada en uno de los lados (quinta foto). Su costo era de 300 dólares, pero si la quería, podía ver que bajara hasta 280. ¿Qué creen que respondí? :)

Un par de días después, el dealer mandó la figura, la cual llegó justo el 15 de septiembre. Al abrir el paquete, recordé todas esas veces que estuve en proceso o incluso a punto de conseguirla y fallé. La emoción cuando la veía y participaba en subastas, seguida de la frustración por no conseguirla. Recordé ese viaje a Los Ángeles y lo triste que regresé cuando el paquete no llegó a tiempo. Todo eso había quedado atrás para darle paso a la conclusión de la historia. El Convoy Exile por fin era mío. A casi la mitad de lo que estuve a punto de pagar unos años antes. Ja.

Por lo regular, a menos que se trate de una reseña explícita, evito hablar mucho de mis figuras de centena en cuanto llegan. Me gusta disfrutarlas y, eventualmente cuando el tiempo me lo permite, mostrarlas en algún video. Son pocos los casos en los que me nace contar la historia alrededor de ellas al instante. Ésta figura lo ameritaba por muchas razones; es una pieza que tiene casi la misma edad que mi Colección, que se convirtió en una suerte de grial (aunque no creo en ellos) y en motivo para mucha tensión y frustración. Pero así, sin buscarla, un buen día llegó, casi casi solita.

El paquete en el que llegó el Exile me pareció un poco grande si consideramos que ya sabía el tamaño que tenía la caja en su interior. La razón es que el vendedor original del Exile envió un pequeño obsequio con la compra, a manera de bienvenida a futuros tratos con él: Frenzy y Rumble Music Label (#2.825 y #2,826), otros de los pocos integrantes que pertenecieron a esta breve y selecta línea experimental de Takara. Buen detalle, ¿no?

Para no perder la temática, los dos casetes originales G1 en esta ocasión se transforman en un set de audífonos funcionales y transformables. Estos sí no los abrí, pero algún día los probaré, aunque no creo que sean del todo prácticos para el uso cotidiano. Con este par, estoy a un molde de tener todo lo que la línea Music Label tuvo que ofrecer.

Tal y como lo escribí en uno de los párrafos finales de aquella entrada de 2014, el Exile es la figura que había comprado en eBay y no llegó a tiempo. Esa otra historia que no conté en esa ocasión, se convirtió en el inicio de ésta, que se ha convertido en un final feliz para aquella anécdota. Sé que si hubiera llegado el paquete aquella vez al hotel, hubiese sido muy feliz y aquella figura se hubiera convertido en mi robot #5,000. Tal vez la que ahora es la #5,000 sería la #6,000 y así... Pero gracias a que todo pasó como pasó, la que ahora es mi figura #7,000 tiene una gran historia que la hace mucho más importante y valiosa en mi Colección. Todo esto le añade un valor adicional incalculable a la figura para mí.

Y a todo esto, ¿por qué la obsesión con el Convoy Exile, odiado y ninguneado por la gran mayoría de coleccionistas? Porque mientras todos vieron a esa figura con ojos de desprecio y pena ajena cuando salió a la venta, a mí me gusto porque es rara, inusual, incomprendida y desvergonzada. Igual que mi Colección :)

Así de bien iba el asunto a mediados de septiembre. ¿Quién iba a pensar que todo iba a cambiar de manera tan radical en cuestión de días...?

...


Objetivo: Alcanzar los 300 Primes transformables en mi Colección.
Este Optimus es uno más para esa cuenta.
Restan 4 Primes para cumplir el objetivo.

Objetivo Opcional: Adquirir el Optimus Prime Convoy Exile Perfect Year 2008.
Lo logré :)
Tercer Objetivo Opcional de 2017, cumplido.


¿Quieres saber más?

8 de noviembre de 2017

La cabra, la cabra, el año de la cabra...

Desde 2012, Takara en Asia rinde homenaje a la entrada del Año Nuevo Chino con una figura conmemorativa, que siempre es una edición especial de Optimus Prime. En algunas ocasiones, a ese Prime se han unido algunos personajes adicionales para acompañar el festejo a manera de complementos. A partir del segundo año de esta celebración y hasta la fecha, dichas figuras pertenecen a la línea Platinum, sublínea de Generations, dirigida al público coleccionista más dedicado. De igual forma, paulatinamente estas figuras han dejado el territorio asiático para convertirse en ediciones especiales que alcanzan el mercado americano.

En 2015, el Año Chino de la Cabra tuvo como representante al líder de la imagen: Optimus Prime Year of the Goat Edition (#2,822), una versión traslúcida del molde Prime Laser G2, pero que en realidad, utiliza la versión mejorada del molde empleada por Scourge/Nemesis Prime RID (o el Black Convoy japonés), con todo y su remolque tanker con acabados en pintura cromada. Pero, a diferencia de ese molde oscuro, este Prime Cabra sí cuenta con los componentes electrónicos que tenía el Laser G2 original.


Además del plástico transparente y los detalles en naranja/cobre, el molde en varios de sus accesorios utiliza un tono rosa algo raro. Ignoro si esto tiene mucho o poco que ver con cabras, pero a mí sí me gustó esta selección de colores, sobre todo en el modo alterno. Además, este es uno de mis moldes Prime favoritos, así que no había manera de que lo dejara pasar. Tal vez tardé un poco en conseguirlo porque al principio, la figura rondaba los 100 dólares. Me costó un poco menos que eso, gracias a un vendedor que tenía varios a buen precio.

El mismo día que fui a recoger al Prime Cabra, me topé con este par en el Tiangeeks: Brawn y Roadburn (#2,823 y #2,824), dos Legends de Titans Return. Estos pertenecen a la cuarta oleada cuyos integrantes no llegaron de manera tan evidente a las tiendas de por acá. Con la temporada navideña casi casi activada, dudo que veamos más miembros de esta línea por aquí.

Para completar el botín de aquel fin de semana, conseguí el último número de la serie de cómics TF editados por Panini. El #9 se me escapó cuando estuvo disponible en mayo/junio, pero por fin pude conseguirlo solo. La alternativa era comprar un paquete con las 9 ediciones a precio reducido que apareció durante el verano en Sanborns. De haber sabido, me hubiera ahorrado bastante dinero y tiempo. No vuelve a pasar. Ja.

Y así se ven las portadas alternativas juntas...

Como dato de trivia, todavía no leo ninguno.


Objetivo: Alcanzar los 300 Primes transformables en mi Colección.
El Year of the Goat Prime me acerca un poco al final de esta meta.
Restan 5 Primes para cumplir el objetivo.
¿Quieres saber más?

26 de octubre de 2017

Xovergen TrailerForce o una oportunidad más para opinar acerca de las Terceras Compañías

Alguna vez leí un post en Facebook acerca de un asunto inherente a los productos fabricados por las Third Parties, Thirdies o Terceras Compañías. Parafraseando la entrada, todo se resumía en un ejemplo de doble situación con una pregunta final para el lector:

a) Cuando una figura retail de Hasbro/Takara tiene algún error de diseño o fabricación, o simplemente alguna decisión que, a simple vista pareciera equivocada, los fanáticos expertos coleccionistas la masacran con opiniones, quejas y maldiciones.

b) Cuando una figura Third Party comete alguno de los pecados anteriores, todo se minimiza, se habla de la loable tarea de estas compañías y de su esfuerzo al fabricar figuras que Hasbro/Takara nunca se atreverá a hacer.

¿Por qué?

Simple: porque a nadie le gusta que le digan 'pendejo'.

Elaboraré:

En numerosas ocasiones he externado mi opinión acerca de las Thirdies. La primera que vino a mi mente para ejemplificar fue justo la que giró en torno al Battle Rollar, que no fue mi primera adquisición de una TC, pero sí una de las primeras que englobó en su momento la opinión que mantengo hoy en día de todo este asunto. Si tuviera que fijar mi postura en una sola oración, sería la siguiente: No tengo nada en contra de las Terceras Compañías, si me gusta la figura, aporta algo creativo al hobby y el precio es bueno, me la llevo.

En la imagen están los dos elementos de la línea TrailerForce, creados por Xovergen. Y ambos son la prueba tangible de cómo mi postura ante las Thirdies se mantiene firme en lo elemental, aunque los productos pongan a prueba los límites de la objetividad.

Xovergen lanzó en 2013 el primer set, el TF-01 Masterarmor (#2,820), un add-on cuyo objetivo principal era darle al molde de Optimus Prime Classics las propiedades y características que tuvo el Powermaster Prime G1. En 2015, lo esperado (y obvio) sucedió: esta misma compañía puso a la venta el TF-02 Godarmor (#2,821), set secuela que complementa la idea del primer paquete, incorporando a la ecuación un personaje/armadura adicional, al igual que lo hizo en su momento Godbomber en la G1 a fin de crear a God Ginrai (o la Apex Armor para el Powermaster Prime, si prefieren la nomenclatura norteamericana).

¿Consiguieron su cometido? Sí. ¿Las disfrutarán todos los coleccionistas de Transformers? Depende de qué tan fans sean o no de God Ginrai. ¿Son un ejemplo de cómo las Terceras Compañías hacen figuras mucho mejores que Hasbro/Takara? ¡Ja ja ja ja!, no. Pero ni remotamente cerca. ¿Las recomiendo? Si van a pagar lo que yo pagué, tal vez. Si es menos, adelante. Si es más, ni se acerquen. Aléjense y gasten todo ese dinero en gorditas de nata. Me lo agradecerán.

Les diría que, para no entrar en cansados detalles, fueran a visitar a su reviewer de confianza para que les hablara acerca de todos los puntos buenos, pero sobre todo de los malos que abundan en estos dos sets. Pero ahí radica justo el problema con las Terceras Compañías: los reviewers están impedidos para realizar valoraciones objetivas cuando están frente a una Thirdy. No digo que todos, pero me atrevería a decir que sí el 99%.

"Uf, seguro mi reviewer de cabecera forma parte del otro 1%, ¿verdad?". No lo sé, chavos. Si es de esos que acostumbran sacar una reseña en video opinando como experto en menos de 24 horas tras recibir la figura, me temo que es parte del problema.

Para darle sentido a esta entrada —y, todavía más importante, utilidad— tengo que hacer algo primero: dar mi opinión breve y concisa de los TrailerForce. Entonces, empezaré con el TF-01.

Buen plástico en la mayoría de los componentes, sobre todo en las armas y el tronco de la figura. Varias articulaciones están en juntas de matraca con buen agarre y aquellas que no, tienen balljoints decentes. Aunque el instructivo explica foto por foto (en blanco y negro) cada paso del proceso de transformación, no es muy complicado debido a la herencia Prime en la idea central. Los colores son buenos y el modo robot es, en definitiva, muy fiel a la idea Powermaster Classic que se pretendía lograr. Como adicional, puedes usar otros Primes (Clásico G1 y Powermaster G1) en sustitución del Classics, además de que puedes prescindir de todos ellos para crear el modo robótico, pues cuenta con una simple pieza que sustituye el pecho.

Y ahora, lo malo. Mmmmhm, veamos... El modo trailer es pésimo, cero fiel a la idea Powermaster. La cubierta del remolque es bastante mediocre, y algunas de las armas son una idea que no debió existir. Las cubiertas de los antebrazos tienden a separarse y, al igual que la cubierta mencionada, no se sienten hechas con plástico de la misma calidad que el resto del set. El modo "base"parece una idea improvisada. Y en serio, hay un pedo de uniones severo, severísimo, que evita mantener el modo remolque bien transformado.

Sigamos con el TF-02. Me gustó el modo robótico. El arma gigante formada por dos rifles más pequeños luce muy bien. Tanto la forma, como la paleta de colores empleada son un digno, aunque diferente, homenaje a Godbomber. Tiene buenas articulaciones, sobre todo en las piernas y pies. Y no esperaba que la figura fuera tan robusta, casi del mismo tamaño que el TF-02 transformado. Tiene las dimensiones de una figura Leader TF de fechas recientes. Y la fusión final crea uno de los robots más imponentes y fotogénicos con los cuales haya tenido contacto en los últimos años.

Y ahora lo malo. ¿Por dónde empiezo? No, en serio, ¿por dónde putas empiezo? El modo alterno es malo, no tanto como el Masterarmor, pero raya en lo tibio. El plástico, en la mayoría del robot, se siente de dudosa calidad, inferior al TF-02. El instructivo es el PEOR instructivo en la historia de los PEORES INSTRUCTIVOS DE LA HISTORIA. Hay decisiones entre dudosas y malas en cuanto a las alas, las partes para la fusión con Masterarmor y los métodos empleados para mantener las piezas en su lugar. Pero tal vez el pecado más grande es que, con todo y que el TF-01 ofrece la opción de utilizar a varios Optimus para formar el robótico, NINGUNA FUSIÓN PARA GINRAI ES POSIBLE UTILIZANDO ALGUNO DE ESOS PRIMES. Así es, ni el Classics, ni el Clásico G1, ni el Powermaster original entran en la fusión. Es más, ni siquiera es necesario un Prime. Pero espera, puedes usar a tu Masterpiece MP-10 para una fusión porque alguien pensó que sería una buena idea cambiar el centro de la idea original de un set TrailerForce a otro. Eso que debería ser un extra bueno, termina siendo algo negativo.

Esto chavos es, a grandes rasgos, mi opinión.

¿Me costó trabajo opinar y escribir las líneas anteriores? Además de intentar mantener todo breve, resaltando los puntos más críticos (tanto buenos como malos), no mucho. Si yo pude, ¿por qué vergas los acólitos de las Thirdies no pueden?

Les explico de nuevo: porque a nadie le gusta que le digan 'pendejo'.

Digamos que un día van al supermercado y se topan con una figura Transformer Deluxe de uno de sus personajes favoritos, perteneciente a una línea nueva, acabadita de salir. No han visto reseñas, sólo una que otra foto online, y eso bastó para que desearan tenerla desde hace meses. ¿La compran o no? Me atrevo a decir que bajo estas condiciones hipotéticas, un altísimo porcentaje de lectores la compraría. Ahora bien, llegan a casa, la abren, y notan que en el modo alterno las piernas no se quedan en su lugar. En el modo robot, uno de los brazos se cae con frecuencia de su joint.

¿Qué pasa luego? Se encabronan y como buena turba iracunda, sacan trinches y antorchas para disponerse a quemar online a Hasbro por lo terrible que resultó esa figura Deluxe.

Oye, ¿y cuánto te costó la figura? "400 pinches pesos. Hijos de puta. Pinche robo", responden.


Otro día, tocan el timbre y es el sujeto de Mexpost. La caja que esperaron impacientemente durante un mes por fin está en su sala y no caben de la emoción porque esa figura de su personaje favorito, hecha por una Tercera Compañía, por fin está a un cutter de distancia de sus manos ansiosas. La desempacan y babean, contemplando la enorme caja llena de jeroglíficos (que en realidad es chino que no entienden) y una que otra palabra en engrish (o inglés oriental de dudosa etiqueta). La abren y comienzan a disfrutar su figura que, de entrada, ya trae 3 o 4 raspones en algunas partes cromadas. Pero no hay fijón, porque lo que cuenta va más allá de los detalles. El modo alterno es majestuoso, lleno de detalles y colores vibrantes. Claro, salvo esas partes en donde la pintura salpicó una parte que no correspondía o esa otra que de plano ni pintada llegó. Comienzan a transformarla y notan que una de las articulaciones de los brazos es dura como la directora de su prepa, mientras que la otra es frágil, como su maestra de kinder. Y cuando por fin logran entenderle al instructivo y completar la transformación, llegó la hora de presumir la adquisición con un video en Youtube o una buena sesión de fotos en Facebook.

Después de esa ardua labor, llegó el momento de exhibir la figura. La colocas en una pose heroica en tu repisa y... ¡zaz!, el peso del tronco es demasiado para las articulaciones de las piernas y la figura cae de espaldas. Nada grave, nada roto a simple vista, pero una de las piernas suena raro, como que la matraca del joint se tronó. Peor que padre primerizo, corres a Internet para ver qué se puede hacer y te enteras que la figura sufre un problema de diseño que truena la articulación de las piernas por el peso, pero la compañía lanzará un kit gratuito para que arregles el desperfecto. Obvio, te pones en contacto con tu dealer chino para que te mande ese kit, y te dice que lo hará con gusto, aunque tendrás que pagar el envío, porque eso no depende de él. Al mes llega tu paquete y te dispones a arreglar tu figura. ¡Misión cumplida!

Pero para no jugarle al vivo, mejor la guardas en su caja para evitar que algo más le pase a tu inversión. Al transformarla, te das cuenta que una de las pestañas sujetadoras y un peg de control no quieren hacer lo propio y le aplicas un poquito más de fuerza. Ups, demasiada fuerza y ya desprendiste una de las alas de su bisagra. Internet una vez más es tu salvador al informarte que se trata de un problemilla común con la figura. Esta ocasión no hay kit para arreglarlo, sólo hay fixes que los coleccionistas han creado para mantener el ala bien sujeta el cuerpo. Ya con miedo a transformarla, mejor la guardas y exhibes la cajota que tan orgulloso te hace sentir.

¿Qué pasa luego? Te encuentras a un colega coleccionista, quien conocedor de los problemas que padeció el producto, te pregunta qué tal te fue con tu figura. "La mía tuvo detallitos mínimos, pero es una joya. Una de las mejores piezas en mi colección".

Oye, ¿y cuánto te costó la figura? "4,000 pesos. Pero valió cada centavo", responden.

¿Notan la diferencia?

Entiendo que hay reviewers que reciben figuras cortesía de tiendas y compañías para revisarlas. Eso los obliga a ser más benevolentes por una razón obvia de compromiso. Eso está mal, pero OK, ni modo, sucede. Pero, ¿qué hay de aquellos que pagan por sus figuras? ¿Qué los obliga a ser tan incongruentes con sus criterios de evaluación?

Yo lo llamo el Rush del Arrepentimiento Hipócrita; emoción por tener la figura, seguida por la desilusión de enfrentarse a la realidad de que la figura está muy alejada de la perfección, culminando con la negación bañada en una chaqueta mental que genera las omisiones y mentiras. Todo esto alimentado por el pesar generado directamente por el costo de la adquisición. Porque recordemos, las figuras de TC no son baratas, de hecho, muchas navegan en los cientos de dólares cuando son lanzadas al mercado. Entonces, entre más costoso el robot, más intensa es la sobada mental de su supuesta perfección. Es muy obvio —y hasta divertido— ver videos o leer reseñas en las cuales se minimizan problemas que serían pecados capitales en una figura Deluxe o Legends Hasbro/Takara. Y entre más costosa la figura de una Tercera Compañía, más laxa la crítica.

El trabajo de Xovergen dista mucho de ser perfecto. Pero muchísimo. De hecho, no es ni siquiera consistente en su intento; así como hay elementos muy buenos en un set, esas mismas características se desploman en el otro. No hay fallas constantes, todas parecen nadar en un mar de aleatoriedad. Carajo, ni siquiera el empaque mantiene la misma idea. Mientras que el TF-01 trae todo bien empacadito en sus charolas plásticas, con instrucciones gráficas austeras, pero cumplidoras, el TF-02 es un festín de bolsas de celofán mal acomodadas, con partes confusas y una mierda a la que me cuesta trabajo llamar 'instructivo'.

Neta, vi reseñas que elogian los empaques de Xovergen y así venían los componentes, peor que producto Lego de imitación, novedad y temporada para el niño la niña, llévelo, llévelo. El Rush del Arrepentimiento Hipócrita trabajando horas extras, les digo.

No me considero un experto en el mercado de las Terceras Compañías. De hecho, un recuento rápido me hace calcular que tal vez alrededor del 3 o 5% de mi Colección tiene figuras de este origen. Pero sí tengo MUCHA experiencia en robots transformables. Si necesitan el dato curricular, poco más de 2,900 figuras en mi posesión me respaldan, chavos ;)

Esta experiencia tal vez me facilita ser más crítico y objetivo con mis juicios. No gano nada al recomendar o hablar bien de una figura mala; no me las regalan, las compro con mi dinero, como la gran mayoría de los coleccionistas. No pierdo nada al decir la verdad, porque en el pasado he criticado detalles de figuras de todos tipos y orígenes y no se me ha caído el pelo o me ha salido una verruga. Y aunque soy partidario de que incluso las peores figuras tienen algo positivo, sé que mucha gente se guía por la opinión de quienes tenemos antes la figura y eso exige la responsabilidad de dar una opinión veraz.

"Y si los Xovergen tienen tantos puntos negativos, ¿por qué chingados los compraste?". Tengo tres razones para justificar mi compra.

La primera y tal vez más importante: soy fan enfermizo de God Ginrai. Es mi molde de Optimus G1 favorito, incluso más que el clásico. A lo largo de estos 9 (casi 10) años de coleccionismo, me he dado a la tarea de cazar todo lo que tenga que ver con esta versión de Prime. Por ello, para mí, aunque no era una compra obligada al ser un producto de una TC, sí era algo que estuvo en mi radar desde que salió al mercado.

La segunda fue el precio. Adquirí el combo TrailerForce en el pasado ToyFest realizado a principios de septiembre y, aunque el vendedor aseguró que eran nuevos ("sólo se abrieron para revisarlos"), la verdad es que todavía tengo mis dudas. Con el TF-01 pude creer esto, pues incluso la bolsa con el instructivo y la tarjeta de personaje venía sellada, y varias articulaciones tenían esa rigidez característica de las figuras nuevas, pero el desmadre de bolsas y piezas del TF-02 me hizo dudar de todo, aunque dándole el beneficio de la duda al sujeto, he visto unboxings de este set y parece que el desmadre viene así de fábrica.

En el momento de su lanzamiento, ambos sets rondaron la zona de los 200 dólares CADA UNO. Y pues por aquí esos tratos no proceden. Su precio ha disminuido y aumentado, pero digamos que de la zona de los 100-150 no han salido en los últimos 2 años. Pagué cerca de 150 dólares por los dos. Nuevos o no, ese es el precio que consideré justo y, después de pasarme un fin de semana disfrutando lo que tienen que ofrecer, pagar un dolar más me hubiese parecido una atrocidad.

Y la tercera razón...

Porque la fusión es una chingonería. Por lo menos para la foto del feis y para las repisas. Tal vez todo alrededor de ella grite "¡PELIGRO! ¡GUARDA TU DINERO!", pero el final del recorrido es un momento grandioso que deja una buena imagen. Entonces, esto último, sumado a que soy fan del personaje y me costó menos de la mitad de lo que hubiera pagado por los dos sets cuando recién fueron lanzados, hicieron que todo lo anterior valiera la pena, PARA MÍ. Hincapié en esto último, por favor.

Ahí están, TRES razones TRES para justificar una compra de una Tercera Compañía: que te enloquezca el personaje en el cual está basado la figura, que el precio sea el justo por ella y que exista algo que haga que la experiencia valga la pena. No es una ciencia o decreto religioso, pero es el criterio que me ha funcionado para ser mucho más discrecional con este tipo de adquisiciones.

Y así como despotriqué contra ésta, seguiré hablando maravillas del Scouting Force X o dando mi opinión crítica de los desaciertos del Hegemon, de ToyWorld, porque de eso se trata: de dar una opinión con fundamentos, no de lanzar juicios cegados por el rush de un arrepentimiento hipócrita. Al final, sí hay consecuencias, porque el daño a largo plazo es para el hobby. Pero creo que esto tristemente seguirá sucediendo porque, ¿saben cuál es la diferencia entre gastar 400 pesos en una figura Hasbro/Takara que muy probablemente tendrá detalles, y desembolsar 4,000 por una de Terceras Compañías que, con toda seguridad, tendrá problemas?

Que con la primera, la gente dirá: "Bueno, por lo menos sólo perdiste 400 pesos". Pero con la segunda, les dirán: "¿¡¿GASTASTE 4,000 PESOS EN UNA THIRDY QUE NO ES BUENA, A PESAR DE QUE TODO DEL MUNDO SABE QUE SIEMPRE TIENEN PROBLEMAS DE DISEÑO, MATERIALES Y CONTROL DE CALIDAD?!?".

Y créanme chavos, a nadie le gusta que le digan 'pendejo'.



Objetivo: Alcanzar los 300 Primes transformables en mi Colección.
El TF-01 Masterarmor es una figura más que abona a esa meta.
Restan 6 Primes para cumplir el objetivo.


¿Quieres saber más?

17 de octubre de 2017

El que faltó de agosto y todos los sistemas en verde

Después de dos meses y dos días sin actualizar este lugar, volvemos a la programación habitual. Y aunque dudo que sea necesario aclarar cuál fue la razón de la pausa, por si llegaran a tener duda, existirá una entrada centrada en esa razón.

Por lo pronto, en la imagen aparece una figura que quedó pendiente de documentar desde agosto. Se trata de aquella que no asistió a la Unboxing Toy Convention, tal y como lo comenté en la larguísima entrada de dediqué a aquel evento. Al final, su costo fue 400 pesos mayor al anunciado en la expo geek, pero creo que fue un buen trato si consideramos que no tuve que pagar envío y sólo tuve que viajar 30 minutos en auto para recogerlo con un vendedor que conocí justo en esa convención. Bueno, está eso y el olor a vulcanizadora que el adendo edición limitada dejó en el interior de mi vehículo...

Este sujeto Edición Exclusiva Limitada y Con Olor a Caucho se convierte en mi octava figura de centena del año.

Continuemos, que esas adquisiciones no se van a documentar solas...


Objetivo: Alcanzar los 300 Primes transformables en mi Colección.
La figura 6,900 me acerca un peldaño para alcanzar esa meta.
Restan 7 Primes para cumplir el objetivo.

Objetivo Opcional: Conseguir los dos Primes exclusivos de la SDCC 2017 que me interesa incorporar a la Colección.
La figura 6,800 y la 6,900 ya forman parte de mi ejército.
Segundo Objetivo Opcional de 2017, cumplido.

¿Quieres saber más?

15 de agosto de 2017

Avance de Objetivos 2017 y números importantes en el horizonte

La semana pasada se cumplieron 6 meses desde que inicié con la, ahora, bonita tradición de los Objetivos Anuales. Aquellos que siguen los pasos numéricos de este sitio, habrán notado que la cantidad de adquisiciones incorporadas a mi ejército ha sido menor que otros años. Me he topado con varias eventualidades, además de la falta de espacio y el apartado económico habituales, que han evitado el ritmo que suele presentar La Colección. Pero dejemos que los números hablen para tener una idea más concreta del panorama en lo que va del 2017.

OBJETIVOS CUMPLIDOS
1. Regalarme para mi cumpleaños una adquisición de centena a la cual le traiga muchas ganas.
OBJETIVO CUMPLIDO Una de las metas recurrentes anuales la alcancé en febrero, no con una, sino con dos figuras de centena.

2. Incorporar una nueva línea de robots transformables a la Colección.
OBJETIVO CUMPLIDO Hay un par de líneas debutantes en las filas robóticas, pero las primeras que me ayudaron a cumplir este apartado fueron otras dos figuras de centena.


OBJETIVOS EN PROGRESO
1. Completar, por lo menos, 2 líneas Sentai/Power Rangers.
Tengo hasta ahora 1 de las 2 líneas que me marqué como meta.
PROGRESO DEL OBJETIVO 50%

2. Alcanzar los 300 Primes transformables en mi Colección.
Tengo hasta ahora 17 de los 25 Primes que necesito.
PROGRESO DEL OBJETIVO 68%

3. Mantener al día mi subcolección Generations.
Tengo hasta ahora 1 de los 20 en la mira.
PROGRESO DEL OBJETIVO 5%


OBJETIVOS NO INICIADOS
1. Alcanzar los 100 Megatrones transformables en mi Colección.

2. Conseguir, de una vez por todas, los pendientes del catálogo gringo RID.



A 6 meses de iniciados los Objetivos 2017, el avance en ellos va más o menos así:

PORCENTAJE DE OBJETIVOS CUMPLIDOS 28.5%
PORCENTAJE DE OBJETIVOS EN PROGRESO 42.8%
PORCENTAJE DE OBJETIVOS NO INICIADOS 28.5%

En contraste con el año pasado, los Objetivos Cumplidos van por arriba de lo esperado, mientras que los otros dos apartados mantienen un nivel menos favorable.

Y recordemos que también están...

OBJETIVOS OPCIONALES
1. Conseguir al Decepticon más grande que se ha hecho.
Gracias a Trypticon Titans Return Generations, lo logré.

Con todo y que hasta este momento no he superado la barrera de las 100 adquisiciones —como regularmente sucede a estas alturas de cada año—, a La Colección han entrado ya varias figuras interesantes, incluidas 7 figuras de centena. ¿Superaré el récord del 2016 relacionado con este tipo de figuras? Difícil, pero ya sabemos cómo suele cambiar el panorama por aquí.

Una vez más me encuentro en posibilidades de no superar las 200 adquisiciones anuales, hecho que, recordemos, es algo bueno para mi adicción (y la cordura de Red). Es prácticamente un hecho que si quiero completar los Objetivos 2017, superaré en cuestión de semanas las 100 figuras adquiridas, pero tal vez me quede corto o muy cerca de alcanzar las 2,900 figuras oficiales este año.

No hay figuras pendientes por mostrar, aunque hay un par que están en la mira para adquirir en los días próximos. Además de eso, tengo algunas actividades en la fila, como un par de videos y una entrada acerca de las películas de Bay. En cuanto tenga tiempo, trataré de darle salida a eso.

¿Quieres saber más?